Sacyr Vallehermoso es la única que no se plantea desinvertir hasta finales de año

A la espera de conocer los planes del nuevo gobierno que salga de las urnas el próximo mes de noviembre en materia de infraestructuras públicas, las grandes constructoras del país han activado sus planes para poner en valor todos los activos que han cumplido su ciclo vital y se consideran maduros. El objetivo de esta estrategia no es otro que reducir su deuda, cifrada en 60.410 millones de euros, y afrontar nuevos proyectos de inversión.

Salvo Sacyr Vallehermoso, inmersa en la ampliación del Canal de Panamá, el resto de las constructoras prosiguen sus intentos con desigual suerte para enajenar concesiones o empresas alejadas de su estrategia de negocio.

Acciona, por ejemplo, confía en vender en los próximos meses la concesión que mantiene desde 2006 en la universidad Politécnica de Potosí (México), proyecto en el que ha invertido más de 35 millones de euros. También en el país azteca, la empresa controlada por la familia Entrecanales mantiene contactos para vender el hospital León Bajío, gestionado por Acciona Servicios Hospitalarios.

Ya España, el proceso de desinversión afecta al centro comercial Splau, situado junto al estadio de Cornellà-El Prat (Barcelona), y por el que se ha interesado el grupo holandés Rodamco, así como edificios de oficinas en Madrid. Además, Acciona quiere desprenderse de la autovía de Los Viñedos, que a través de 127Km enlaza Toledo con Tomelloso (Castilla-La Mancha).

Trasmediterránea, sin prisas

A medio plazo y en función de las ofertas económicas que reciba, el grupo pretende abandonar su vocación marinera mediante la venta de Trasmediterránea. Es una operación que Acciona quiere materializar, pero sin prisas. La última valoración conocida de la naviera la ofreció hace unos meses el banco francés Chevreux, situándola en 373 millones de euros.

OHL se ha propuesto recortar la deuda corporativa y ha puesto a la venta OHL Medio Ambiente, Inima, la cabecera medioambiental del grupo especializada en la desalación de agua, la depuración y el tratamiento. Al menos cuatro grupos han presentado ofertas por un negocio que el presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir, valoró en cerca de 200 millones de euros.

Además, la constructora ha colocado el cartel de “se vende” en distintos puertos deportivos dependientes de OHL Concesiones, en los que mantiene participaciones desiguales, situados en Zumaya (Guipúzcoa), Roda de Barà (Tarragona), Puerto Deportivo de Tarragona, así como un centro de la tercera edad ubicado en Valencia.

Aunque no es oficial, tampoco se descarta que OHL mueva su cartera de concesiones en Chile, de la que forman parte las autopistas del Sol, Los Libertadores y Los Andes, en la que mantiene tramos en construcción.

Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), por su parte, puso en venta en mayo pasado tres cementeras que su filial Portland Valderrivas tiene en Estados Unidos. Según ha recogido la prensa británica, un grupo de inversores latinoamericanos ha mostrado interés por los activos, cuyo valor de mercado oscila entre 422 y 493 millones de euros.

La constructora que preside Baldomero Falcones sigue inmersa en la ampliación de capital de Globalvía, la empresa concesionaria de infraestructuras participada al 50% con Bankia. La primera fase de la ampliación está comprendida en una horquilla de entre 400 y 500 millones de euros y, según las estimaciones que baraja la sociedad, deberá estar completada antes de finales de octubre. Los fondos Borealis y OTPP podrían convertirse en nuevos socios, con hasta un 40% del capital.

ACS tampoco se escapa del proceso de aligeramiento de activos. Según la información publicada por este diario el pasado jueves [15/09/2011], el grupo que preside Florentino Pérez se ha propuesto desprenderse de activos por un valor aproximado de 1.000 millones de euros, una cantidad superior a la desinvertida en el primer trimestre del año (769 millones de euros). En el paquete figuran activos renovables, líneas de transmisión en Latinoamérica, concesiones en Chile y la autopista interestatal de Florida (Estados Unidos), la mayor de cuantas opera.

Junto a estas operaciones aún debe de cerrar la venta de Clece, su filial de servicios, a Mercapital y Permira por 608 millones. La operación depende de la obtención de financiación por parte de las dos firmas de capital de riesgo.

Fuente: El Economista (19/09/2011)