GRUPO RUBAU ha sido seleccionado por la prestigiosa promotora inmobiliaria La Llave de Oro para la construcción de un importante edificio de oficinas en el distrito 22@ de Barcelona. 

Se trata de un edificio de planta baja y siete plantas piso con altura total de más de 30 m. La planta baja está dividida en dos piezas construidas que liberan una zona central de paso porchado accesible hacia el espacio interior de manzana. En la pieza que da a la calle Almogàvers se produce el acceso a las plantas sótano de aparcamiento, se localiza el centro de transformación eléctrica y, dando fachada hacia la calle Àlaba y al pasaje hacia el interior de manzana, se posiciona un local comercial. En la otra pieza y con acceso desde el pasaje al interior de manzana se sitúa el hall a las plantas de oficinas. En la zona del chaflán y dando fachada a la calle Sancho de Ávila, se sitúa el segundo local comercial. 

La planta primera tiene la misma configuración que la planta baja. En el lado Almogàvers esta planta forma parte del local comercial situado en planta baja. Y en el lado Sancho de Ávila se sitúan algunos de los servicios comunes del edificio, los vestuarios de los usuarios de bicicletas y otros locales técnicos. 

Las plantas de la 2 a la 6 ocupan toda la longitud del edificio y tienen la misma configuración, un núcleo de comunicaciones y servicios principales adosado en parte a la medianera del edificio existente de la calle Sancho de Ávila que da acceso a 3 posibles oficinas. Aunque no se dejarán ejecutadas las divisiones entre ellas, sí se dejarán hechas las barreras fónicas en el falso techo para facilitar la posterior ejecución. Por necesidades de evacuación en caso de incendio, adosada a la medianera de la calle Almogàvers se posiciona una escalera de emergencia adicional.  

La planta 7, cumpliendo con la normativa, no ocupa toda la longitud del edificio. Esta planta mantiene el núcleo de comunicaciones y servicios principal, pero està pensada para un único inquilino. Se generará un espacio de terraza privada en la zona que da a la calle Almogàvers. 

Las obras, consideradas una de las más importantes este año en Barcelona, se iniciaron el pasado mes de enero y, con un plazo previsto de ejecución de 27 meses, se estima que el edificio esté a disposición de La Llave de Oro en marzo de 2022.